12/07/2016

Reseña: Filos mortales, Joe Abercrombie


Título: Filos Mortales
Autor: Joe Abercrombie
Editorial: Runas, Alianza
Año: 2016
Páginas: 365
Precio: 21,50 €



Sinopsis
En el ejército de la Unión solo hay un individuo que se cree capaz de salvar la situación a la hora de enfrentarse a los gurkos: el incomparable coronel Sand dan Glokta.
Shevedieh, la ladrona más hábil de Estiria, va de desastre en desastre con su mejor amiga y mayor enemiga: Javre, la Leona de Hoskopp.
Después de años de masacres, el idealista Bethod trata de llevar la paz al Norte. Solo queda un obstáculo: su lunático guerrero, el hombre más temido del Norte, el sangriento Nuevededos.
Violentas y afiladas como las armas de sus personajes, las historias de Filos mortales transcurren en el universo de las novelas de La Primera Ley y suponen un reencuentro con el mejor Abercrombie.


Opinión personal
Cuatro años después de publicar Tierras Rojas, Joe Abercrombie ha vuelto al mundo de La Primera Ley con el libro de relatos Filos Mortales. Para quienes no lo conozcáis, Abercrombie es actualmente uno de los más grandes escritores de género fantástico del panorama internacional (junto a Martin, Rothfuss y Sanderson). Ya hablamos en su momento de la etiqueta "grimdark" que acompaña a su obra. Podríamos resumirlo en: violencia, vísceras, humor negro y muchos tacos. Pero esa sería una definición muy superficial. El autor británico ha conseguido situarse en lo más alto de la fantasía gracias a sus historias centradas en personajes golpeados, amargados, que dudan de sí mismos pero que, en última instancia, son capaces de hacer grandes cosas. Y también cosas horribles. Si algo define a sus personajes es que nunca logras clasificarlos como buenos o malos.
El mundo de La Primera Ley es el que desarrolló en su primera trilogía (La voz de las espadas, Antes de que los cuelguen, El último argumento de los reyes) y en las novelas independientes que vinieron después (La mejor venganza, Los héroes, Tierras rojas). Tal y como él mismo ha reconocido en muchas ocasiones, su obra se centra en los personajes, y no en su mundo. Hasta el punto de que en Filos mortales aparece el primer mapa completo del Círculo del Mundo. Ha tardado ocho novelas en enseñar a sus lectores un mapa de su mundo, algo muy raro en el género.

Filos mortales está conformado por trece relatos. Siete de ellos se ubican años antes de los hechos narrados en la trilogía y seis se sitúan después. En algunos volvemos a encontrarnos personajes que ya conocemos haciendo algún breve cameo. La mayoría de protagonistas de los relatos de Filos mortales, sin embargo, tuvieron un papel muy secundario en las novelas publicadas hasta ahora o, incluso, ni siquiera aparecieron. También vemos eventos que ocurren en la trilogía, como la conquista de Dagoska, desde otras perspectivas. En el libro nos encontramos, en definitiva, con viejos conocidos y vemos parte de su pasado, pero también con nuevos personajes, que nos ayudarán a entender mejor el mundo de la Primera Ley y su historia. 

Con Filos mortales Abercrombie vuelve a su estilo más descarnado y cruel después de su incursión en la literatura juvenil con El Mar Quebrado. Pese a que hay relatos mejores que otros, el libro tiene una calidad extraordinaria, con historias realmente buenas. Es el caso, precisamente, de los relatos que ha escrito especialmente para la obra: los que presentan a dos nuevos personajes femeninos, Shevedieh, una ladrona, y Javre, una mortal asesina. La pareja que hacen, en mi opinión, es la que aporta los mejores momentos a la antología.

Para acabar, es obligatorio decir que solo podréis disfrutar al cien por cien de Filos mortales si antes habéis leído los otros seis libros de La Primera Ley. En tal caso, en el blog El caballero del Árbol Sonriente, podéis encontrar una guía cronológica para situar los relatos. Por supuesto, no es obligatorio haberlo hecho y puede disfrutarse la lectura de forma independiente. Pero hay muchos guiños que no captaréis. Para quiénes no los hayáis leído, como muestra del estilo de Abercrombie, he preparado unas cuantas citas que resumen a la perfección su obra. Si las citas no os llaman la atención quizás las historias de Abercrombie no sean para vosotros, pero si os interesan os recomiendo fervientemente que visitéis el Círculo del Mundo y que empecéis por La voz de las espadas. Sin más, aquí tenéis un poco de grimdark:

—¿Cuántos años tienes? ¿Diecinueve?—Veintiuno. —Pero en ocasiones se sentía como si tuviese cien—. Tengo el don de parecer más joven.
—Sigues siendo demasiado joven para retirarte.
—Tengo la edad apropiada —replicó Shev—. Sigo viva. 

Shev siempre decía lo que no había que decir. O lo que había que decir, pero en el momento inapropiado. O quizá lo que había que decir y en el momento apropiado, pero a la persona inapropiada

No le gustaría hacerlo, pero lo haría. Se ganaba la vida haciendo cosas que no le gustaban. ¿No es lo que hacían todos?

La astucia, la precaución y los planes solamente permiten llegar al ladrón hasta ahí. La suerte es una zorra traidora que no siempre sigue el juego, así que entonces hay que ponerse en manos de la audacia.

Bajó por la pendiente para volver con los demás, meneando la cabeza mientras avanzaba a grandes pasos entre los árboles para llegar a donde le aguardaban. Dando buenas zancadas, con aplomo. Las zancadas que daría un jefe. Es importante para un jefe, opinaba Craw, caminar como si supiera a donde va.
Y si no lo sabe, aún más.

Como alguien le dijo en cierta ocasión, nunca se tienen demasiados cuchillos. Era un buen consejo, con tal de que uno siempre tuviese presente donde los llevaba, no fuera a caerse y a clavárselos en los huevos.

Se preguntó si no estarían disimulando y por dentro se sentirían como él, poniendo al mal tiempo buena cara, o si el único que estaba asustado era él. Al final, tampoco importaba gran cosa. Lo mejor que se puede hacer con el miedo es fingir que no se tiene.

En tiempos difíciles, los pensamientos delicados pueden matarte más deprisa que la peste.

Temple corría.
No era, en absoluto, la primera vez. Se había pasado media vida huyendo de lo que fuese, y la mayor parte del tiempo restante huyendo para volver a los sitios de donde había huido.

Del mismo modo que un excremento de camello cocido al sol sigue oliendo tan mal como antes si se perfora su costra, Temple, por debajo de su corteza de santurronería, seguía siendo el mismo cobarde egoísta de siempre.

Esto todavía estaba por verse, pero Shy dejaría que su cuchillo hablase por ella. Incluso un cuchillo pequeño puede ser un objeto de metal muy elocuente si consigues clavarlo en el sitio correcto.

Era como decía el viejo Tresárboles: Darle una espada a un hombre es como darle una mierda. La sufren él y todos los que le rodean.

No tenía sentido permanecer allí por más tiempo. Las cosas no iban a arreglarse de repente. La sorpresa es como la virginidad. Sólo se puede disfrutar de ella una vez, sin contar con que por lo general suele ser una decepción frustrante.


En este vídeo podéis ver la presentación de Filos mortales en Barcelona:





4 comentarios:

  1. Justo hoy publiqué yo también mi reseña y no hace falta decir que para mi es uno de los libros de año. No quiero ni pensar el lo larga que se nos hará la espera hasta la próxima trilogía.
    PD: me encantó la selección que hiciste con las frases, creo que tengo todas estas también marcadas en mi libro, con Joe es muy difícil elegir sólo una.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno es que va a escribir los tres libros del tirón, así que cuando se publiquen no tendremos que esperar demasiado entre uno y otro. ¡Algo es algo! Además, sin llegar a ser Sanderson, Abercrombie tampoco es Rothfuss o Martin, con lo que apuesto a que en menos de tres años (quizás en dos) tendremos el primer libro. ¡Crucemos los dedos!
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola :) Interesante la reseña. Que ganas de volver a la sangre y el barro de La primera ley. Ganas de más Abercrombie. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Muy buena reseña.
    Te he nominado a un Book Tad en mi blog.
    Te dejo el link https://merceinbookland.blogspot.com.es/2016/12/book-tag-best-blog.html y espero que te guste.

    ResponderEliminar